ARTÍCULOS

#Gastronomia

Procesión gastronómica por Madrid

La vida está llena de imprevistos. Algunos son molestos, aunque más o menos esperados, como recibir un e-mail de la Guía Roja pidiéndote que modifiques el nombre de este humilde espacio bajo amenaza de interponerte una demanda. Sin embargo, otros son, o pueden ser, maravillosos, pero no por ello dejan de provocar cambios repentinos en el día a día. Este es mi caso.

 

Ahora mismo debería estar camino de Oporto, con mi reserva en DOP pendiente de confirmar tras más de cinco llamadas y tres e-mails (deben ir sobrados porque a día de hoy todavía no he obtenido respuesta). En cambio, como canta el maestro Sabina, “yo me bajo en Atocha, yo me quedo en Madrid”.

 

Y claro, como siempre sucede en Madrid durante la Semana Santa y agosto, no queda ya ni el gato que rebusca en la basura del vecino, porque si el vecino se ha ido de vacaciones, el gato no va a ser menos.

 

Así que, de forma urgente, me he tenido que poner a buscar y rebuscar qué restaurantes se han atrevido a abrir en estas fechas tan complicadas y así poder amenizar en cierta forma mi estancia en Madrid durante Semana Santa. No están todos los que son, pero aquí va una selección:

 

Lavinia:

Bajo la dirección técnica de Fernando del Cerro (Casa José), este restaurante cuenta cada vez con mejores críticas en Madrid gracias al buen hacer de la cocina y, también en gran medida, por su soberbia bodega. La pega es que sólo abre el sábado.

 

Viavélez:

Una de las mejores barras de Madrid y un restaurante donde Paco Ron consigue una combinación muy complicada: producto de primera a un precio para todos los bolsillos. Croquetas casi insuperables, fabada de diez, la que dicen es la mejor Royal de liebre…, y unos postres exquisitos. Buen plan tanto su barra como ir al restaurante. Abre toda la semana a excepción del domingo.

 

La Malaje:

Una de las últimas aperturas en Madrid y de las que más ruido están haciendo. Oficia Manuel Urbano después de estar durante tres años en Sacha, del que seguro “algo” habrá aprendido. Para los que no han podido bajar al sur, la mejor de las opciones posibles. Abre toda la semana. Con un par.

 

Vaca Nostra:

Para el que suscribe tiene una de las mejores parrillas de la capital. Carnes de primera, entrantes a la altura y un ticket medio más ajustado que en Ca Joan y la Taberna de Elia. Abre toda la semana.

Vaca Nostra

 

Arce:

Tengo ganas, muchas ganas de meterle mano a este restaurante y a la cocina de Iñaki Camba. Sus ahumados, algún último coletazo de caza, una carta que invita a comer y unos menús adaptados a todos los públicos. Abren todos los días.

 

99 Sushi Bar:

Al tener varias delegacones se puede permitir ciertos lujos. Eurobuilding y La Moraleja abren toda la Semana Santa. La sede de Ponzano abre el fin de semana. Uno de esos restauarntes que hay que visitar siempre que se tenga ocasión, el ticket medio no es barato pero merece la pena. Nigiris excepcionales, atención exquisita, y un producto de primera.

99 Sushi Bar

 

La Cabra:

Una única visita el año pasado y la verdad es que comí realmente bien. Es cierto que desde aquel día se han ido su sumiller, que consiguió tumbarme, y el segundo de sala, por lo que no sé hasta qué punto habrá afectado tanto cambio en un equipo joven y que funciobnaba como un reloj. La Michelin les ha renovado la estrella así que será por algo. @Dexter&Olivia me hablan maravillas de su barra, así que puede ser una buena oportunidad para conocerla ya que, además, aceptan reservas. 

 

Dos direcciones donde igual lo gastronómico no es tan importante pero donde el nivel es más que aceptable y son lugares donde pueden pagar esas penitencias pendientes con su señora. Hablo de Arriba y Ramsés Suria. Nivel de cocina medio alto, ambiente y ticket más o menos comedido. Como el anuncio del banco, “la vida está llena de comisiones”.

 

La costa levantina es uno de los destinos favoritos en estas fechas. Veremos en el telediario constantemente gente en sus playas, comiendo arroces de mejor o peor calidad, pero nos darán envidia igual. En Madrid hay algunas arrocerías de nivel. Este es el caso de L´Albufera (La Moraleja), donde Julián García ha ganado numerosos concursos con sus fantásticos arroces. Abren toda la semana excepto el viernes por la noche.

 

Otra dirección donde pueden tomarse un arroz y dar un mínimo de envidia a ese cuñado que está en la playa llenándose de arena sería Carlos Arroces, que solamente abre su local de la calle Ferraz.  

 

Un buen amigo se ha ido a una boda en Tulum (Méjico). Sí, como el que se va a Cuenca a la boda del compromiso de turno que todos los años le da por aparecer. Me dice que ya aprovecha y va a hacerse un tour con su mujer por el DF y por Riviera Maya. Ya no sé si es uno de mis mejores amigos o mi enemigo público número 1. Desde aquí mi odio eterno Carlitos. 

 

Para paliar un poco la envidia mala que siento, en Madrid tenemos restaurantes mejicanos buenos no, lo siguiente. Por muchos es conocida mi pasión por La Malquerida, una de esas direcciones que siempre hay que tener a mano. Comida mexicana de primera, nachos y enchiladas de nivel, unos daiquiris de fresa que son mi perdición, etc. Todo ello con precios comedidos y abriendo la cocina hasta la 1.00 am.

La Malquerida

 

También estas vacaciones pueden ser un buen momento para conocer Órale Compadre, del que me han hablado bastante bien y abre toda la semana. Otra dirección que tengo en la agenda de pendientes es Entre suspiro y suspiro, que también abre todos los días. Al final, el que no se consuela es porque no quiere.

 

Si después de todo las ganas de huir de Madrid les pueden, existen algunas buenas direcciones donde realizar una escapada rápida y no muy lejana.

 

Casa José:

Pocos planes se me ocurren mejores que ir a pasar el día a Aranjuez, una de esas maravillas que tenemos en la Comunidad de Madrid, y aprovechar para comer en el que dicen es uno de los mejores restaurantes que tenemos a las afueras de Madrid. Abre toda la semana.

 

Lavanda:

En Robledo de Chabela, cerca de San Lorenzo de El Escorial, se encuentra este restaurante que se sitúa en el Hotel Los Cinco Enebros, lo que supone una alternativa para pasar allí la noche y hacer una escapada en condiciones. Cuenta con dos soles Repsol, lo que debería de dar ciertas garantías a la hora de ir.

 

Villena:

En Segovia, además de comer sus afamados cochinillos, también se puede comer en este restaurante situado dentro del Hotel Eurostars Convento Capuchinos. La sala es un claustro de una belleza impresionante. Premiado en la última Guía con una más que merecida estrella Michelin, Rubén Arnanz borda cada plato que sale de sus cocinas. Abre todos los días.

Villena

 

Y, finalmente, para aquellos que quieran sentir las mismas sensaciones que va a sentir su cuñado este domingo cuando se encuentre enlatado en el atasco de la A-3 de vuelta a Madrid, su lugar sin ninguna duda es la séptima planta de El Corte Inglés de Serrano (Gourmet Experience Serrano), donde cohabitan Streetxo y Salón Cascabel. Nadie pone en duda la calidad de lo que ofrecen, a mí personalmente me encantan. Que son de los sitios más demandados de la capital, sobre todo el primero, lo atestiguan las colas inmensas que hay para entrar, llegando en ocasiones a dar la vuelta a todo el piso sexto del centro. Puede que con suerte, y gracias a la estampida generalizada, sea un buen momento para ir, o quizá no, pero #nopainnogain así que ya saben. Además, si fallan, tienen en la sexta planta el Gastrobar Experience donde podrán picar algo sin necesidad de colas, con una oferta de vinos por copas muy digna, posibilidad de descorche y de comer lo comprado en la tienda, excelentes quesos, buen surtido de ostras, etc.

 

Para terminar, dar las gracias a todos aquellos hosteleros que se han quedado trabajando, a pesar de que es más que probable que tanto su vecino como su gato se hayan marchado de vacaciones. Gracias por tanto esfuerzo y dedicación, por tantas horas extra, por tantos puentes sin librar. Por aguantar esas críticas impertinenes, esos clientes molestos y, por supuesto, “a esos bebes que lloran”.

 

Al final, no importa si se han marchado de vacaciones o si se han quedado, si salen a comer a un dos estrellas o si preparan un buen banquete en casa. Lo único realmente importante es con quién comparten esos momentos, quién se sienta a su mesa, quién está a su lado.

 

¡Feliz Semana Santa!

 

 

La felicidad (Shotta)

 

 

Fotos: Estrella SIN Michelín

 

 

 

Please reload